ZigaForm version 5.5.1

Siete artistas populares ofrecen una respuesta que da esperanza al Perú en medio del Covid-19

En medio del dolor y el sufrimiento causado por la pandemia del Covid-19, el arte popular puede ser una respuesta de esperanza para millones de peruanos. Así lo han entendido siete destacados artesanos peruanos que han unido esfuerzos para, por medio de sus obras de arte, ayudar a la toma de conciencia de la situación y al mismo tiempo dar un mensaje de solidaridad y esperanza.

El arte refleja la vida y al mismo tiempo puede dar un potente mensaje que nos recuerda los elementos más valiosos que nos unen como pueblo y señalan un horizonte para salir adelante en medio de la crisis. Con esto en mente, Williams Ramírez Nolasco, Luis Rafael Luján Manchego, Leonidas Orellana Castro, Freddy Huasacca Condori, César Urbano Chipana, Jose Carlos Urbano Cárdenas y Magno Huasacca Condori han logrado plasmar, durante la cuarentena obligatoria, impactantes imágenes que combinan la hondura del sufrimiento de los peruanos y la fuerza de un pueblo que lucha por salir adelante.

El combate, la solidaridad el drama, la esperanza y la resistencia en la lucha del pueblo peruano contra la pandemia son el hilo conductor de las obras de estos artesanos, que reflejan las vivencias que han experimentado tanto en el campo como en la ciudad.

“Nuestro mensaje es que debemos cuidarnos y estar unidos en familia. Estamos pasando momentos difíciles, pero podemos salir adelante cuidando a nuestros seres amados y cumpliendo las normas de prevención” señala sobre su obra Leónidas Orellana, premiado en el 2104 por el Congreso de la República con el premio maestro «Joaquín López Antay». Su obra, Cuarentena en San Cosme, se inspira en el asentamiento humano más antiguo del país viviendo el estado de emergencia. Conmueve al mismo tiempo su obra Recuperación, un profundo homenaje a los profesionales de salud que en este tiempo han dedicado todos sus esfuerzos al servicio del pueblo peruano.

José Carlos Urbano, reconocido retablista ayacuchano, afirma por su parte que con su obra Consecuencia de la desobediencia ha querido destacar el “trabajo que hacen las autoridades en el cumplimiento de las normas establecidas por el gobierno”. Su impactante retablo busca hacer un llamado a la conciencia para que todos colaboremos en las medidas tomadas por la pandemia del Covid-19.

De este modo, uno a uno y usando los recursos de la arcilla, el talento y años de experiencia artística, estos artesanos han reflejado, entre otras circunstancias de este tiempo, la necesidad de quedarse en casa y respetar el distanciamiento social, la experiencia de la cuarentena en un pueblo joven, el retorno de muchos migrantes a sus pueblos de origen, la atención sacrificada de los médicos a los enfermos, así como la unión familiar en estos tiempos de pandemia.

La fuerza expresiva de estas obras, nacidas de la experiencia de dolor y sufrimiento, pero también de la fe y la esperanza y la solidaridad, son sin duda un testimonio alentador no solo de la capacidad plástica y talento innato del artista peruano, sino de la fuerza inquebrantable de un pueblo que sale adelante más fraterno y solidario.