ZigaForm version 5.5.1

Caballo de Paso peruano

El 28 de abril de 2000 el Instituto Nacional de Cultura declaró patrimonio cultural al caballo de paso peruano.

El caballo llegó durante la colonia junto con los españoles quienes utilizaban este animal para el transporte, el trabajo de campo, y las batallas. Fueron indispensables para lograr los objetivos de Pizarro. Tras la conquista y con los territorios ya en paz, nace el caballo peruano de paso tras la evolución y adaptación de ese caballo español que, por su andar en una nueva y complicada geografía, logra obtener características especiales. El caballo peruano nace de por lo menos el cruce de 3 razas, el caballo Andaluz, el Bereber y el Frison. En otros países de América Latina, como Colombia, también se desarrollaron otros tipos de caballo de paso.

Se buscaba un caballo cómodo de andar, pero con carácter para aguantar las largas jornadas diarias, por ello esta nueva raza se convirtió en la favorita de la aristocracia peruana.

En 1831 el Márquez de Valle Umbroso escribió un manual de caballería donde elogió al caballo de paso peruano en defensa del prejuicio que existía en España por su inusual andar, creyendo que se trataba de una enfermedad.

Ya en el siglo XX el caballo de paso peruano se convirtió en una raza de pura sangre oriunda del Perú reconocida mundialmente. En la capital se organizaban concursos y exhibiciones de estos bellos ejemplares en las pampas de Amancaes, en el distrito del Rímac.

Por los años 60 destacó en el ambiente ecuestre el ingeniero y criador de caballos José Antonio de la Valle. Chabuca Granda, quien conoció a Don José Antonio y todo el esfuerzo que este caballero realizó para evitar la extinción del caballo de paso peruano, compuso en su honor el conocido tondero “José Antonio”.

El caballo peruano de paso es considerado embajador del Perú a nivel mundial por todo lo indicado en este articulo y es un orgullo para nosotros los peruanos contar con esta raza como parte de nuestro patrimonio.