ZigaForm version 5.5.1

San José Obrero, patrono de los trabajadores

Hoy, primero de mayo, conmemoramos el Día del Trabajo y la fiesta de San José Obrero, celebración litúrgica que fue instituida por el Papa Pío XII ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza San Pedro en el Vaticano en 1955. Pío XII quiso que el santo “sea para todos los obreros del mundo, especial protector ante Dios”. Así lo acogió el pueblo de Dios, reconoció a San José Obrero como patrono de los trabajadores.

San José Obrero es modelo de trabajador por las virtudes y cualidades que cultivó en su visa. “El humilde obrero de Nazareth, que encarna delante de Dios y de la iglesia la dignidad del obrero manual, sea también y el pórfido guardián de vosotros y de nuestras familias”. Rezó en Papa Pío XII en la Plaza Pedro en el Vaticano.

A San José se le reconoce por muchas virtudes. Destaca la virtud del silencio, ya que supo reconocer y aceptar el plan que Dios tenía para él. Además, de la dignidad, pese a que en esa época el tenía una profesión poco valorada, no dejo de realizarlo con total dedicación e inclusive fue maestro de su propio hijo Jesús. Perfecto ejemplo, que sea cual sea el trabajo que sostengamos, debemos ponerle empeño y agradecer cualquier talento que hemos recibido de Dios.

El santo patrono fue modelo de trabajo constante, de generosidad, de íntegro corazón alejando de vida todo aquello que pudiese impedirle cumplir con el plan que Dios tenía para él, ser custodio de Jesús y María.

El pasado 25 de abril, en el marco de la 58 º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el Arzobispo de Arequipa, en el sur del Perú, Monseñor Javier del Río Alba presentó tres características del humilde José para imitar en la vocación de toda persona humana: El amor, la vigilancia y la fidelidad. Igualmente, recordó que “no era famoso y tampoco se hacía notar”.

Así como dijo Pío XII aquel día en la Plaza San Pedro, que José Obrero, el Santo Custodio de la Sagrada Familia, “sea para todos los obreros del mundo especial protector ante Dios, y escudo para tutela y defensa en las penalidades y en los riesgos del trabajo”.